El recien mes de Julio, se publicó en el Diario Oficial la Ley que establece un Contrato Especial para Jóvenes Estudiantes, que tiene como propósito que miles de jóvenes entre 18 y 24 años, que trabajen o puedan trabajar y estudiar al mismo tiempo, no pierdan ningún tipo de beneficio como estudiantes, con flexibilidad respecto de sus estudios y protegidos con total seguridad social. 

En las empresas agrícolas existe un amplio espacio para contratar estudiantes de educación superior, especialmente en labores estacionales. Viendo los alcances que este nuevo contrato ofrece, es posible encontrar puestos y tareas donde los jóvenes estudiantes puedan contribuir positivamente, ya sea en las épocas de cosecha, o bien en tareas administrativas y cargos operacionales. Hay que recordar que la mayoría de los estudiantes en régimen vespertino, también cumplen con tareas laborales. Esta circular informa de los alcances que esta nueva Ley posee. 

1. ¿A quién se considera estudiante? 

La nueva Ley, se define como “estudiante trabajador” a toda persona que tenga entre 18 y 24 años de edad, ambas inclusive y que se encuentre cursando estudios regulares o esté en proceso de titulación en una institución de educación superior (Universidad, Instituto Profesional o CFT reconocida por el Estado) o, en entidades ejecutoras de programas de nivelación de estudios. 

El estudiante debe acreditar ante su empleador su condición de tal, al momento de firmar el respectivo contrato, para lo cual deberá contar con el certificado de estudios emitido por la institución educacional respectiva. 

La institución educacional tiene la obligación de emitir el certificado para fines laborales, sin costo alguno para el estudiante, dentro del plazo de tres días hábiles de solicitado, sin que pueda excusarse por ningún motivo, incluida la posible mora del estudiante. 

2. ¿En qué jornada pueden trabajar? 

Para los estudiantes, la jornada de trabajo ordinaria diaria será continua, con sólo una interrupción diaria, la que en ningún caso podrá afectar el derecho a colación del trabajador. 

La interrupción de la jornada deberá ser concordante con el horario académico vigente del estudiante y se 

justificará anexando éste en el respectivo contrato de trabajo. 

Esta división permite que el trabajador, por ejemplo, pueda cumplir con un par de horas matinales, luego concurra a sus estudios, retornándo en la tarde a cumplir otro par de horas. 

Entre el inicio y el término de la jornada diaria no podrán transcurrir más de doce horas, sumados los períodos trabajados, en jornada ordinaria y extraordinaria, más la interrupción señalada en el párrafo anterior. Las horas efectivamente trabajadas no podrán ser superiores a diez horas diarias. 

Lo anterior indica que sumando las horas efectivas de trabajo, más los tiempos no trabajados, el tiempo del trabajador estudiante, no podrá ser superior a 12 horas. Por su lado, la jornada de trabajo efectivo tampoco podrá superar las 10 horas diarias, lo cual podría ocurrir cuando el estudiante trabajador tiene un horario de estudios que le deje dias libres, por ejemplo el fin de semana. 

3. Accidente de Trayecto 

Al igual que a todo trabajador, el seguro de accidentes del trabajo protegerá al estudiante trabajador durante el desempeño de sus tareas y funciones laborales y, también en el evento de accidentes de trayecto. 

Para el caso del estudiante trabajador, se considerará como accidente de trayecto, aquel ocurrido en el trayecto directo, de ida o regreso, entre su lugar de estudios y el lugar de trabajo. 

Los accidentes que pueda tener en otros trayectos con motivo educacional, estarán cubiertos por el seguro escolar. 

4. Permisos en Período de Exámenes 

El estudiante trabajador tiene derecho a solicitar y recibir un permiso sin goce de remuneración con el propósito de rendir sus exámenes académicos. 

Para ejercer y cumplir con este derecho al permiso de exámenes, el estudiante trabajador debe informar a su empleador sobre la forma en que usará el permiso, comunicándolo por escrito, con al menos siete (7) días corridos de anticipación. De esa forma, el empleador no puede negar el permiso.

5. Período de Vacaciones Estudiantiles 

Durante los períodos en los que el estudiante trabajador se encuentre en período de receso estudiatil por vacaciones académicas, de común acuerdo entre el empleador y el trabajador, lo que se consignará por escrito en el contrato o en anexo al mismo. Se podrá elegir alguna de las siguientes opciones: 

• Se continúa igual. El estudiante trabajador continuará la prestación de servicios de acuerdo a las disposiciones ya acordadas. 

• Las partes pueden acordar la suspensión del contrato de trabajo. En este caso, la Ley define que se entenderá vigente la relación laboral, pero suspendida la obligación del trabajador de prestar servicios y la obligación del empleador de pagarle cualquier tipo de remuneración que tenga origen en el contrato de trabajo. 

• Pactar una jornada de trabajo ordinaria, al igual que cualquier otro trabajador, con un máximo de 45 horas semanales. 

6. La Cotización de Salud 

Los estudiantes trabajadores que sean cargas familiares y como tales, beneficiarios del régimen de prestaciones de salud de sus padres, podrán optar a su propia elección, por alguna de las siguientes opciones: • Cotizar para salud como cotizante individual del régimen de prestaciones de salud. En este caso el empleador debe retener y pagar las cotizaciones de salud del estudiante trabajador conforme a las reglas generales como cualquier otro trabajador. 

• Mantener la calidad de beneficiario (carga familiar). En este caso, la cotización para salud se ingresará a la institución de salud previsional en la cual sea carga. En este caso, el empleador deberá pagar las cotizaciones de salud descontadas al estudiante en la institución de salud previsional respectiva. 

La institución de salud previsional deberá reconocer y mantener la calidad de beneficiario carga familiar del estudiante trabajador. 

7. Pago del Beneficio de Carga Familiar 

Los estudiantes trabajadores contratados bajo las normas establecidas en el marco de esta nueva Ley, mantendrán su calidad de causantes de asignación familiar hasta la edad de 24 años y once meses, siempre que se mantenga estudiando, aun cuando esté percibiendo remuneraciones y cualquiera sea el monto de éstas. 

8. Ingreso no Impide Optar a Beneficios 

Todas remuneración que el estudiante trabajador reciba en relación al contrato de trabajo regido por la nueva Ley, no se considerarán como renta para efectos de determinar su condición socioeconómica o la de su grupo familiar para el acceso al Fondo Solidario, crédito fiscal universitario, crédito con garantía del Estado o financiamiento del acceso gratuito a las instituciones de educación superior, ni para cualquier otro sistema de crédito fiscal, subsidio, becas o beneficio estatal actual o futuro, que tenga por objeto financiar estudios en una institución de educación superior o gastos asociados



0 Comments

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Open chat
¿Necesitas ayuda?